Presupuesto

El presupuesto es el documento del proyecto de ejecución de una obra en el que esta se valora económicamente.

Presupuestar una obra no es fijar el coste real que tendrá la obra sino fijar un coste aproximado del coste de la obra, es decir aventurar un orden de magnitud del coste de la obra.

EL objetivo de un presupuesto es calcular el costo económico aproximado de una obra de construcción y para poder llevar a cabo este cálculo es necesario tener amplios conocimientos sobre todos los materiales que se van a emplear en la construcción, los procesos constructivos que se van a seguir y los medios que se van a poner en juego en el proceso, tanto medios humanos como de maquinaria y medios auxiliares.

El presupuesto podrá ser tan aproximado al costo real de la obra cuanto más detallado sea el desglose de cada elemento de la obra, y cuanto mayor sea la meticulosidad con la que se analiza cada elemento. La aproximación al coste real de la obra debe ser la máxima posible pues de conocer a priori el coste real de la obra depende en gran medida que la actividad económica que supone la construcción tenga éxito, o lo que es lo mismo, un presupuesto desajustado con el coste real de la obra puede llevar al fracaso la actividad económica de la construcción.

Los presupuestos se pueden clasificar según el grado de detalle en:

Los presupuestos se pueden clasificar según los costes añadidos a posteriori y/o su función administrativa en:

Presupuesto empírico

Un presupuesto empírico es un cálculo aproximado del costo de la obra basándose en el volumen total de la obra y en datos de coste de obras de similares características ya conocidos. La magnitud principal de la obra a emplear depende del tipo de obra, por ejemplo se suele usar el metro cuadrado construido en edificios de viviendas, el kilometro en construcción de carreteras o el número de plazas en edificios para usos públicos.

Este tipo de presupuesto es muy útil en la valoración de anteproyectos o estudios de viabilidad así como para hacer comprobaciones en el orden de magnitud después de haber hecho una valoración detallada de una obra. Pudiéndose así comprobar si el presupuesto se sale o no de lo habitual en construcciones de similares características.

Presupuesto valorativo simple

En el presupuesto valorativo simple, a diferencia del presupuesto empírico, se calcula el costo de la obra en función de su descomposición real. Para la realización de este tipo de presupuesto se divide la obra en capítulos y en función de lo detallado que precise ser el presupuesto estos pueden o no a su vez desglosarse en unidades de obra. Posteriormente se determina la medición de cada unidad de obra o capítulo según su magnitud más característica. Establecido así el estado de mediciones se aplica a cada unidad de obra un precio, este precio puede provenir directamente de ofertas comerciales o de bases de precios. De está forma se puede calcular el coste total de la obra para formar el presupuesto al sumar el coste de cada unidad de obra resultado a su vez de multiplicar la medición de cada unidad de obra por su precio unitario.

Para obtener el presupuesto general de la obra habría que añadirle a la cantidad obtenida, los gastos generales y el beneficio industrial del constructor.

También se debe tener en cuenta los costes directos complementarios, imputables directamente a cada unidad de obra pero de difícil cuantificación y que por tanto son imputados a cada unidad de obra en porcentaje respecto de su importe.

El presupuesto valorativo simple aunque se basa en la descomposición real de la obra no es lo suficientemente meticuloso como para poder ajustarse si se producen cambios en el proyecto o durante la ejecución de la obra, adoptando otros sistemas constructivos o usando otros materiales o si se produce una variación en los precios en el mercado, así que para atender estas eventualidades es necesario un presupuesto más exhaustivo.

Presupuesto valorativo detallado

En este tipo de presupuesto se descompone y estudia detalladamente las unidades de obra que componen el presupuesto. Para la redacción del presupuestos se siguen en general estos pasos:

  1. División de la obra en unidades de obra.
  2. Agrupación de las unidades en capítulos y en ocasiones subcapítulos, formando una estructura jerárquica coherente de unidades homogéneas.
  3. Descripción detallada de cada unidad de obra por su epígrafe.
  4. Medición de cada unidad de obra en su magnitud más significativa.
  5. Cálculo de los cuadros de precios correspondientes a cada una de las unidades de obra.
  6. Asignación del precio unitario obtenido en el cuadro de precios a cada una de las unidades de obra.
  7. Cálculo del importe que supone cada unidad obtenido al multiplicar la medición por el precio unitario.
  8. Suma de los importes parciales de las unidades para obtener el importe de capítulos y subcapítulos
  9. .
  10. Cálculo del presupuesto de ejecución material en el resumen por capítulos del presupuesto sumando el importe de los capítulos.
  11. Suma de los gastos generales y beneficio industrial del constructor para obtener el presupuesto por contrata de la obra.

Presupuesto de ejecución material

Es el presupuesto calculado a partir de la suma de los importes del coste de las unidades de obra, calculados al multiplicar su medición por su precio unitario. En el presupuesto de ejecución material están incluidos tanto los costes directos como los costes indirectos directamente imputable a la obra de construcción presupuestada pero no incluye el beneficio industrial ni los gastos generales de la empresa constructora.

Presupuesto por contrata

Presupuesto que resulta al añadir al presupuesto de ejecución material los gastos generales y el beneficio industrial de la empresa constructora.

Presupuesto de licitación

Es el presupuesto con el que la obra sale a concurso (licitación). Se obtiene al añadir al presupuesto de ejecución material los gastos generales, el beneficio industrial y el I.V.A. (impuesto del valor añadido).

Presupuesto de adjudicación

Es el importe por el que se le adjudica la obra al contratista principal en un concurso. Resulta de aplicar al presupuesto de licitación el porcentaje de baja de adjudicación (baja ofertada por el contratista en el concurso de adjudicación).

Presupuesto adicional

Se origina durante la construcción de la obra al necesitarse construir una o varias unidades de obra no contempladas en el presupuesto de adjudicación o un cambio de materiales o de sistema constructivo en una de las unidades si presentes que produce un cambio de coste.

Presupuesto reformado

Se origina durante la construcción de la obra cuando una parte importante de la misma sufre modificaciones causados por factores imprevistos, de forma que se produce una reforma total o parcial del presupuesto de adjudicación. Se suele realizar un estudio comparativo de las distintas unidades de obra de los presupuestos original y reformado.

Presupuesto adicional de revisión

Se produce al actualizar el presupuesto de adjudicación debido a las fluctuaciones del mercado durante el transcurso de la obra. Se redacta de acuerdo con los índices de revisión mensualmente publicados en el BOE y las fórmula polinómica aceptadas en el pliego de condiciones del proyecto.

Presupuesto protegible

Es el presupuesto que se crea a efectos de crédito hipotecarios o protección oficial, resulta de añadir al presupuesto por contrata el valor del solar y los honorarios facultativos de la dirección de obra.


Añadir comentario en el foro